misión y valores

lo que nos mueve para hacer lo que hacemos

La entidad inicia su actividad en 1995 y se constituye con un equipo de personas con discapacidad audiosensorial. En poco tiempo se empiezan a incorporar personas con discapacidades físicas e intelectuales y, desde hace años, personas con problemática derivada de enfermedad mental.

Nuestros valores

En Can Cet sintonizamos con la problemática social que, a menudo, se deriva del hecho de tener una discapacidad. Numerosas personas con discapacidad se encuentran con la dificultad de que la sociedad no les provee de los recursos necesarios específicos; la entrada al mundo laboral, y/o el mantenimiento de un empleo, es en ocasiones más difícil de alcanzar para una persona con discapacidad.

En Can Cet hacemos nuestra esta problemática y planteamos soluciones, ofreciendo herramientas y recursos para que las personas con discapacidad alcancen su autonomía y se desarrollen personalmente, social y profesionalmente.

El corazón de la organización es la integridad en el logro de la misión. Tenemos muy clara cuál es la función que llevamos a cabo dentro de la sociedad; es por ello que Can Cet nunca ha hecho ningún reparto de beneficios ni lo hará en el futuro. Todos los beneficios se reinvierten con el fin de dar una respuesta sostenible coherente con el sentido de la organización.

La importancia de nuestra misión nos supone asumir una responsabilidad hacia la sociedad de la que formamos parte. Consideramos esta responsabilidad un reto desde el que articulamos todas las acciones. La implantación de un modelo de gestión basado en la Responsabilidad Ética y Social nos ha permitido comenzar a identificar y clasificar nuestros grupos de interés, mejorando en ella así el diálogo y teniendo en cuenta sus necesidades y expectativas para incrementar, de así, una relación constructiva, eficiente y eficaz entre Can Cet y la sociedad.

Con flexibilidad para escuchar y promover la participación del equipo humano y para atender las necesidades de las empresas y la sociedad, adaptándonos a las condiciones cambiantes del entorno y de las personas. Con firmeza para reafirmar nuestra identidad y lograr con eficiencia y calidad los objetivos productivos que posibilitan aumentar el alcance y mejorar nuestro objeto social: la inserción sociolaboral de personas en riesgo de exclusión.

Las personas son el centro de nuestra actividad y las que dan sentido a nuestra organización. La atención a las personas, a todos los niveles, se convierte en uno de los valores más importantes para nosotros. Contamos con un equipo cohesionado y motivado y trabajamos para mantener, y mejorar, un buen clima laboral que influye positivamente a la hora de dar una respuesta eficaz y eficiente, tanto a las personas como a las empresas para las que trabajamos.

La transparencia es el valor desde el que nos relacionamos con nuestros grupos de interés. Es el molde desde el que gestionamos la relación con las administraciones públicas, los clientes privados, las personas usuarias, la plantilla, las personas colaboradoras, los proveedores y la sociedad en general. Entendemos la transparencia como una forma de ser sencilla y honesta.

Uno de nuestros valores es el compromiso de búsqueda continua de las herramientas que nos permitan sintonizar con las preocupaciones, inquietudes y novedades de la sociedad. De este modo, establecemos mecanismos de evolución permanente para poder responder de manera autónoma a las necesidades de nuestro entorno. Es este compromiso lo que nos ha impulsado a implantar los sellos de calidad y medio ambiente, el sistema de gestión ética y responsable y el plan de igualdad de género. Asimismo, somos firmantes del Charter de la Diversidad y seguidores del Pacto Mundial (The Global Compact), iniciativa internacional propuesta por Naciones Unidas con el objetivo de conseguir un compromiso voluntario de las entidades en responsabilidad social.

Desde este compromiso, seguimos en busca de herramientas que nos permitan una evolución respetuosa con las personas, la sociedad y el medio ambiente.

Garantizando la calidad de los servicios que ofrecemos y estableciendo un diálogo continuo y fluido con las empresas, con las personas trabajadoras y usuarias y con todos nuestros grupos de interés.

Trabajamos día a día para conseguir un crecimiento constante y sostenible que permita ampliar el número de beneficiarios del recurso, facilitando su integración sociolaboral con un trabajo digno y proveyendo a las personas de la formación y el apoyo necesario para realizar su tarea profesional en un entorno de mercado altamente competitivo. SOMOS UNA ORGANIZACIÓN SOCIALMENTE RESPONSABLE.

El cuidado por las buenas prácticas y para la profesionalización de los servicios nos ha permitido alcanzar un importante grado de fidelización por parte de nuestros clientes y gradualmente alcanzando nuevos. Y es mediante este hecho que podemos continuar trabajando por nuestro objeto social: la integración sociolaboral de personas con discapacidad. Desde el inicio de nuestra actividad, en el año 1995, los beneficios económicos han sido reinvertidos en la propia entidad -quedando así reflejado en los estatutos y en las cuentas anuales de cada ejercicio contable. Esta decisión, ligada al esfuerzo continuo para dar una respuesta eficaz y ágil a las demandas de nuestros clientes, nos permite mantenernos con solidez en la actual situación generalizada de crisis. SOMOS UNA ORGANIZACIÓN SOSTENIBLE.

El trabajo de Can Cet, como Recurso de Inserción Sociolaboral de personas en riesgo de exclusión -fundamentalmente, personas con discapacidad-, queda avalada por el trabajo realizado año tras año, por los apoyos recibidos y por el esfuerzo constante en ampliar el número de usuarios y en mejorar la intervención psicosocial y los ámbitos de actuación. SOMOS UNA ORGANIZACIÓN SOLIDARIA.